domingo, 8 de marzo de 2015

Hacienda somos todos, pero...

Lo bueno que tienen las épocas de guerra electoral como la que estamos viviendo es que, si a uno le queda una pizca de inquietud, puede escuchar muchas consignas que pueden despertar nuestro apetito de reflexión.
Una de ellas es el famoso y aclamado "vamos a subir impuestos a los ricos". Dicho así uno encuentra lógico que paguen más impuestos los que más dinero tienen. Pero vamos a dar un paso más.
Uno puede escuchar eso y pensar que tanto si le afecta como si no, no le beneficia en nada. Si uno es rico (cuestión matizable desde cualquier punto de vista) es evidente que no ve ningún beneficio, pero si no lo es tampoco porque una subida de impuestos para los ricos no implica una bajada para los demás.
El economista italiano Vilfredo Pareto (1848-1923) acuñó tras sus estudios un término que, muy originalmente, se denominó el Óptimo de Pareto o eficiencia de Pareto. Este término encierra un concepto que a mi siempre me ha resultado muy interesante porque tiene aplicaciones muy útiles en el mundo empresarial.
En román paladín Pareto define como situación óptima en economía aquella en la que no es posible beneficiar a uno sin perjudicar a otro. La verdad es que es de bastante sentido común.
Pues si se suben los impuestos, sea a quien sea, y no va acompañado de una bajada de impuestos a otros, se perjudica a los que se les sube los impuestos y no se beneficia a nadie más. Luego, según lo que acabamos de ver, nos alejamos de la situación pareto-eficiente. No hace falta ser economista para darse cuenta de esto, ¿no?
No me voy a detener en este artículo a considerar la necesidad de que haya impuestos, porque sería traicionar el pragmatismo que es objeto de este blog. Sobre esta cuestíon podíamos debatir largo y tendido, pero no es el caso.
¿Queremos reactivar la economía? ¿Queremos salir de la crisis? ¿De verdad? ¡Pues no nos dejemos llevar por los "colorcitos"! Yo, por sistema, desconfío de cualquier argumentación, programa o política económica que se base en una subida de impuestos. ¿Y tú?

Sucríbete